Querer es poder

Bordar paneras

Muchas veces acudimos a una tienda de bebés con la ilusión del padre o el abuelo, o el tío, primerizo. Queremos comprar lo más moderno, lo más bonito, lo más elegante... y a veces también lo más barato (aunque eso en bebés es muy difícil)

En esta ocasión nos llegó una clienta con esta panera tan bonita:

Bordados en Ideas y Costuras


El problema de esta panera no estaba en el bordado, sino en el capricho de la mamá.

La solapa tiene un bolsillo grande cerrado con cremallera, es suficientemente grande como para poder bordar las iniciales del bebé en algún rincón, o el nombre en un tamaño más pequeño al que nos suelen pedir.
Pero la clienta quería un bordado grande aunque se quedase sin bolsillo, toda una pena porque ese bolsillo es muy práctico.

Ya que no podíamos convencerla de que un bordado grande era dificultoso nos dimos por vencidos y comenzamos con la batalla.

El primer problema fue que la solapa está muy acolchada y el bastidor resbalaba. Si lo aprietas poco se sale en medio del bordado y te cargas la prenda; si lo aprietas demasiado dejas marca o incluso llegas a romper la tela.

El segundo problema era no bordar demasiado abajo para que estéticamente quedase bien centrado pero hay que salvar la cremallera, para no romperla.

El tercer problema es que la solapa no es demasiado grande y parte del bastidor queda vacío.

Todo esto nadie tiene por qué saberlo cuando compra una panera, o cualquier otra cosa, pero una vez que se quiere personalizar ¿no sería mejor dejarse aconsejar por los profesionales y hacer lo que técnicamente es mejor?

Nosotros no tenemos por costumbre cobrar más por estar más tiempo peleándonos con las prendas para poder colocarlas correctamente en el bastidor pero sí conocemos a muchos compañeros que lo hacer. Y es lógico y natural porque no es lo mismo pasar una hora entretenido con una prenda que sólo quince minutos.

Bordados en Ideas y Costuras



Otra de las dificultades que nos encontramos en este trabajo, que ya va siendo normal en muchas paneras de la nueva colección, es que son rígidas, no se pueden deformar para adaptarlas a las máquinas y que la panera propiamente dicha quede debajo de la solapa que se está bordando.
Nuestra solución es bien sencilla, nos tenemos que quedar de pie porque nuestra silla la tenemos que usar para que repose la panera y no sea un peso que tire del bastidor y termine por sacar la solapa de su sitio.

He querido hacer este post sobre estas dificultades para que os deis cuenta de nuestro trabajo, de nuestra inventiva con tal de cumplir los deseos y expectativas de nuestros clientes.
Pero toda esta inventiva, que no cobramos como un extra, sí que lleva su tiempo, si se quiere hacer bien y sin romper ninguna prenda. 
Así que la próxima vez que algún profesional os dé algún consejo haréis bien en seguirlo, es posible que no lo entendáis del todo, pero el profesional sí sabe de lo que habla, sabe de su trabajo, de sus dificultades y de las posibles consecuencias de hacer una cosa u otra.
No os tenéis que guiar sólo por vuestro deseo o por vuestra primera idea.

Y ahora el resultado final de la personalización de esta dichosa panera:


Bordados en Ideas y Costuras

Como veis, el bastidor no ha dejado marca alguna. Eso es debido a la cantidad de veces que intentamos meterlo con diferentes presiones para que la solapa quedase bien fija pero sin romper ni deformar nada. Y eso fue muy difícil por el acolchado de la prenda, por tener la cremallera arriba y por tener medio bastidor sin prenda que sujetar.
Pero con la práctica llega la perfección. El bordado se realizó a la perfección y aunque el bolsillo de la solapa quedó cosido por el nombre sí que queda en los laterales huecos suficiente para chupete, tetinas, o algún sonajero.

¿Te ha gustado este post?


 Si te ha gustado podrías difundirlo en tus redes sociales para que más gente pueda conocernos y hacer entre todos un mundo mejor.

También puedes seguirnos en nuestras redes sociales, estamos presentes en: